A Dog Called Money, un documental sobre la inspiración. Durante 5 años la artista PJ Harvey junto al fotógrafo y cineasta Seamus Murphy recorrieron Kosovo, Afganistan y Washington DC buscando inspiración. Fruto de este encuentro nació un libro de poemas de Harvey y fotografías de Murphy, The Hollow of the hand y el documental “A Dog Called Money” que narra el proceso de inspiración de la artista para crear “The hope six demolition project”, un disco que sacude conciencias.

The community of Hope

La aventura comienza en la comunidad de la esperanza “The community of Hope”, en Anacostia un suburbio en Washington DC incluido en el HOPE VI, un programa de desarrollo urbano con el que se pretendía derribar los edificios más viejos de los barrios marginales para revitalizarlos, sin tener en cuenta que mucha gente que habían vivido allí desde siempre, no podría pagar esas nuevas viviendas. Polli nos hace una ruta por la zona donde podemos apreciar de sus propias palabras “famoso camino de la muerte”, una vieja institución mental, “una escuela que parece un agujero de mierda”. Pero no os preocupes por ellos, les van a poner un Walmart ahí mismo, tal y como repite Harvey al final de la canción. Por cierto, como podréis intuir el tema ha molestado bastante a algunos políticos americanos.

Ministerio de Defensa de Afganistán

Luego nos movemos a Afganistan, unos golpes secos de guitarra y un saxofón nos introducen en el ruinoso Ministerio de Defensa del que solo quedan paredes llenas de graffitis en árabe, jeringuillas y vidrios rotos. Los niños corretean entre las ruinas. Este escenario postapocalíptico es la memoria abandonada de los continuos conflictos: Union Soviética, La Operación Libertad Duradera tras los atentados del 11s o la actual guerra civil.

En el documental vemos a militares en zonas de extrema pobreza, drones y aviones militares sobrevuelan continuamente, gente intentando seguir con su vida como si nada hubiese ocurrido. “esos son los gritos de los niños desde la oscuridad, son las palabras escritas debajo del arco, rayadas en la pared con bolígrafo, así es como terminará el mundo” nos dice la artista.

Polly se inspira en estas imágenes, a veces solo describe aquello que ve en esos viajes o cuenta lo que oyó cuando habló con esas personas, otras narra lo que esos lugares le evocan. En cualquier caso es tan desolador que no necesitamos mucho más.

Kosovo

Los primeros pasos de Harvey en Kosovo nos incomodan, como a ella le incomoda caminar entre ruinas, pisando objetos personales con sus sandalias caras. Son las imágenes y sensaciones que posteriormente nos transmitirá en los coros y palmas de The Wheel, un tema que hace referencia al eterno conflicto en Kosovo,  en homenaje a las víctimas de la guerra, 12.000 muertos, 5.977 desaparecidos solo en el conflicto de los 90. Dejaron de ser personas para convertirse en cifras que cada vez sorprenden menos.

PJ Harvey ama las imágenes y las palabras de este disco parecen convertirse en ellas fácilmente, del mismo modo, las fotografías de Murphy, así como las imágenes del documental, muestran un deseo de contar algo más profundo de lo que aparentan. Un paseo por los infiernos en el que ambos narran lo que sucede en lugares lejanos donde reinan la desigualdad y la pobreza, con poco margen de maniobra.

Nací aquí mismo, me crié ahí abajo, sí. Toda mi gente murió aquí mismo. Mi primo se disparó en la cabeza en ese edificio de por ahí. A mi padre le dispararon en aquella parada de autobús. A mi primo Kevin lo quemaron aquí mismo.

A Dog Called Money

No esperéis un final feliz, ni luz al final del túnel. El documental finaliza con una serie de imágenes de personas de todo el mundo que parece hacer su vida, va a trabajar, a los centros comerciales, absolutamente despreocupada de esa otra parte del mundo a la que le da la espalda. Pero todos esperamos que ocurra el cambio y Polly nos muestra por fin cuál es:

Prometo lealtad a la bandera de los Estados Unidos de América y la República que representa, un país, bajo el cielo, indivisible, con libertad y justicia para todos.

Investidura Presidencial de Donald Trump en enero de 2017

Deja un comentario