De todos los medios de expresión, la fotografía es el único que fija para siempre el instante preciso y fugitivo. Nosotros, los fotógrafos, tenemos que enfrentarnos a cosas que están en continuo trance de esfumarse, y cuando ya se han esfumado no hay nada en este mundo que las haga volver. La vida es una, y para siempre– Henri Cartier-Bresson

Uno, diverso y para siempre es el trabajo de este fotógrafo francés, nacido el 22 de agosto 1908 y fallecido el 3 de agosto de 2004, cuya mirada supone para muchos, la mirada del siglo XX.

Pintura y Surrealismo

Desde muy joven soñó con la pintura, tal y como revela en la entrevista que concedió en 1971 a Sheila Turner-Seed y que no se publicaría en The New York Times hasta que fuera recuperada por la hija de ésta en 2011 (pueden encontrar la traducción realizada por unfotografo.es en la bibliografía).

En la misma nos desvela que tuvo la suerte de que su padre, un industrial textil de la época, no se entrometiera en sus vocaciones, y de encontrar a dos personas, un pintor y un cineasta, que lo marcarían como profesores para siempre: André Lhote y Jean Renoir, gracias a los cuales “sé lo qué sé”.

Este acercamiento a la pintura en el París de los años 20, en el que las vanguardias y el surrealismo estaban efervescentes, siempre le acompañaría, aunque, siguiendo los consejos de Robert Cappa, lo hiciera de una manera íntima: “Rober Cappa me decía, haz lo que quieras, pero no seas etiquetado como surrealista. Tu etiqueta debe ser fotoperiodista, por eso nunca mencioné el surrealismo. Lo que estoy buscando es asunto mío”.

Inicios en la fotografía

Sus inicios con la fotografía estarían ligados a su vocación aventurera, aunque las primeras nociones de técnica la recibió en 1929 de Harry Crosby, a quien conoció mientras hacía el servicio militar. 

Posteriormente, en 1931 realizaría un viaje a Costa de Márfil donde pasaría más de un año, y a su regreso a Francia entraría en contacto con otros fotógrafos como Munkácsi que, según sus propias palabras lo marcarían de por vida: “la fotografía de tres niños corriendo ante una enorme ola en una playa. Es tan perfecta, las relaciones, la resolución de todos los problemas plásticos… y su movimiento es maravilloso. Eso me impactó mucho, aunque curiosamente no fue la fotografía lo que me influyó: pensé que la cámara era una manera rápida e intuitiva de dibujar”.

Fotografía-Pintura e Intuición

Su formación pictórica siempre estuvo presente en cada uno de sus trabajos. Así nos lo desvela en las múltiples entrevistas que concedió, en ellas repite una y otra vez la manera en la que se aproxima a la cámara, siempre relacionándola con la pintura:  “Para mí, la fotografía es una manera de dibujar. Eso es todo. Un boceto inmediato hecho con intuición y que no puedes corregir. Si tienes que corregirlo, será en la próxima foto. Pero la vida fluye, y a veces las imágenes desaparecen y no hay nada que puedas hacer”.

Para Cartier-Bresson esta inmediatez, esta necesidad de encontrar en la realidad la imagen que convirtiera el momento en eterno es lo que marca la diferencia: “La diferencia entre una buena foto y una foto mediocre es una cuestión de milímetros. Una pequeña diferencia pero esencial”.

Y por supuesto, lo que define la profesión de fotógrafo: “Esta profesión genera una gran ansiedad. Estás siempre preguntando qué va a pasar, qué, qué, qué… quizás ahora sí, pero quizás entre el momento en el que disparas una fotografía y la siguiente, estaba la foto que estabas buscando”.

10 años de conflictos armados en Europa

Realizó su primer trabajo con éxito en 1937 sobre la coronación del rey Jorge VI. Aquellos convulsos años también lo fueron para la vida de Cartier-Bresson quien estuvo en la Guerra Civil Española participando en un proyecto cinematográfico como asistente de Renoir. Al inicio de la II Guerra Mundial fue reclutado para el cuerpo de fotografía y película por el Ejército francés.

Pasó casi tres años en un campo de prisioneros, y tras conseguir escapar se dedicó a desarrollar el proyecto cinematográfico El retorno. Para el recuerdo de aquellos quedará la imagen que atrapó de una mujer acusando a otra de colaboracionista (muy recomendable el artículo que reflexiona sobre este momento que acompañamos en la bibliografía Henri Cartier-Bresson – ‘Dessau, Alemania’).

Una vez terminada la guerra, y con la experiencia acumulada en más de 10 años consecutivos en los que estuvo cerca de los principales conflictos bélicos europeos, fundó en 1947 junto a Robert Capa, George Rodger y David ‘Chim’ Seymour Magnum Photos, la primera cooperativa de fotografía.

Fotoperiodismo

En todas y cada una de las biografías y fuentes que hemos consultado, existe un denominador común: se define a Henri Cartier-Bresson como el padre del fotoperiodismo. Esta realidad se fundamenta principalmente en su prolífica obra, especialmente desde que iniciara su colaboración en la Agencia Magnum, que lo llevaría a vivir y reflejar los momentos más decisivos de nuestra historia contemporánea.

Después de la II Guerra Mundial, pasaría tres años en Oriente, buscando en los países coloniales porque “compartía el presentimiento con mis amigos, Bob Capa y Chim, de que ir a los países coloniales era importante. ¿Qué cambios tendrían lugar allí?”.

Tras eso visitó China, Cuba, cualquier lugar en el que su intuición le dijera que había algo interesante que fotografiar, pero siempre ha insistido: “No soy fotoperiodista, es accidental, anecdótico”.  E incluso llegaba más allá: “Fotoperiodismo es una palabra sinsentido. Los hechos no son interesantes. Es el punto de vista sobre los hechos lo importante, en la fotografía debe haber evocación”.

Al fin y al cabo, no era un fotorreportero al uso. De hecho, no concebía trabajos en los que llegara como un turista por unos días, se apresurara a buscar la imagen y se fuera.  Para él, había algo más: “¡Odio el turismo! Me gusta vivir en un lugar. Me disgusta ir períodos cortos. Rodin dijo: “Lo que se hace con tiempo, el tiempo lo respeta”.

Images à la Sauvette. El instante decisivo

Esa concepción de la fotografía, y de la vida lo llevó a publicar en 1952, la que se ha considerado su obra clave. En ella, relata uno de los axiomas básicos que han trascendido de su fotografía, y que podemos apreciar al ir desgranando su biografía. Esa obsesión por reflejar el instante “preciso y fugitivo”.

Para ello, es importante la mirada, lo que compone la mirada:  “La composición debe ser una de nuestras preocupaciones constantes, pero en el momento de fotografiar sólo podemos hacerla brotar intuitivamente, pues hemos salido a la captura del instante fugaz y todas las interrelaciones involucradas están en movimiento».

Todo ello, con el respeto por la realidad en la que estamos inmersos, sabiendo que “las cámaras son armas. La cámara puede ser una ametralladora. Puede ser un sillón de un psicoanalista, puede ser un beso cálido, puede ser un cuaderno donde bocetear… y para mí es solamente mi forma de sentir, mi forma de estar presente, de decir: ¡Sí!”

Ambas cosas se resumen en una idea básica que nos muestra lo que podemos aprender de este referente quienes nos estamos adentrando en la fotografía: “Fotografiar es en el mismo instante y en una fracción de segundo reconocer un hecho y la organización rigurosa de las formas visualmente percibidas que expresan y significan este hecho”. Más allá: “Es contener la respiración cuando todas nuestras facultades convergen para captar la realidad fugaz; es entonces cuando la captura de una imagen es un gran gozo físico e intelectual”.

La fotografía que lo marcó

Liberia, 1931 © Martin Munkácsi

Liberia, 1931 © Martin Munkácsi

Conflictos bélicos en Europa

Dassau. Cartier-Bresson. La Imagen Latente. Talleres de Fotografía

Dassau. El instante de la vergüenza

El instante decisivo

Place de l’Europe. Paris 1932 © Henri Cartier Bresson

Documental El momento Decisivo (Sub. Español)

Pintura y Surrealismo

Mujer asomándose a la puerta © Henri Cartier-Bresson

Fotoperiodismo

La quimera del oro. China. 1948 © Henri Cartier Bresson

Reflexiones de Cartier-Bresson

Consejos para profesionales

Porque, además de sus fotografías, las imágenes que creó mientras demostró que se podía vivir mirando, Cartier-Bresson ha sido, es y será un maestro de fotógrafos. Dejando multitud de consejos que pueden ayudar a cualquier persona que quiera forjar su propia mirada a través de la fotografía. 

¿Quieres ser fotógrafo algún día?, en una sola frase deja claro lo imprescindible: “Todo el mundo ha hecho alguna buena fotografía en su vida. Al menos 10. Lo interesante es la consistencia. Seguir, seguir, seguir. Es reexaminar las cosas. Tratar de ser más lúcido, más libre y profundizar”.

Para ello, “la técnica es importante sólo en la medida en que uno la maneja para comunicar lo que ve”. Lo dice quien a pesar de los avances técnicos siempre fotografió en blanco y negro, y siempre con su “Leica M3 porque es más rápida cuando me estoy concentrando”.

Finalmente el último consejo, el más complicado de llevar a la práctica, el más difícil de cumplir, seguramente el más importante, para vivir mirando: “Debes ser tú mismo y olvidarte de ti mismo para que la imagen llegue con mucha más fuerza”, un concepto fotográfico que extrajo de la obra Zhen y el arte del tiro con arco, que durante su vida fue su libro de cabecera. De él aprendió que vivir mirando “es poner la cabeza, los ojos y el corazón en la misma línea de visión. Es un modo de vida”.  

Bibliografía

Página de Magnum

https://www.magnumphotos.com/photographer/henri-cartier-bresson/

Fundación Henry Cartier-Bresson

https://www.henricartierbresson.org/

https://www.instagram.com/fondationhcb/

https://twitter.com/fondationhcb

Documentales:

El momento decisivo. Producido en 1973 y reeditado en 2007 por la Fundación Cartier-Bresson

https://www.youtube.com/watch?v=kJrCXggehoM&feature=emb_logo

Reflexiones del propio Cartier Bresson

https://www.youtube.com/watch?time_continue=348&v=GGqTh9OPOPs&feature=emb_logo

Biografía de una mirada

https://vimeo.com/71513975

Artículos:

Cartier-Bresson o el arte de un accidente poético

https://elpais.com/cultura/2017/01/19/babelia/1484833860_525942.html

Henri Cartier-Bresson – ‘Dessau, Alemania’

https://www.albedomedia.com/destacado/henri-cartier-bresson-dessau-alemania/

Artículo National Geographic

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/henri-cartier-bresson-padre-fotoperiodismo_15574

Marián Ortiz

https://www.culturagenial.com/es/fotografias-henri-cartier-bresson/

Entrevista de Sheila Turner-Seed en 1971 publicada en The New York Times y traducida por unfotografo.es

https://www.unfotografo.es/2013/entrevista-fotografo-henri-cartier-bresson

Artículo JR Álvaro González (incluye varios documentales que destacaremos a continuación)

https://www.viajesrockyfotos.com/los-consejos-de-fotografia-de-henri-cartier-bresson/