“Las calles de los barrios pobres o de las grandes ciudades son, sobre todo, un teatro y un campo de batalla. Allí, inconsciente e inadvertido, todo ser humano es un poeta, un enmascarado, un guerrero, un bailarín: y en su ingenio inocente se protege, contra el tumulto de la calle, con una imagen de la existencia humana” – In the Street

Esta cita, que en buena medida resumen la intencionalidad de la mirada de Helen Levitt, se muestra al comienzo del trabajo cinematográfico In the Street, una recopilación de imágenes tomadas por ella y Janice Loeb, durante aproximadamente dos años por la calles de los barrios populares de Nueva York.

Este trabajo, muestra en apenas 15 minutos lo que había sido la vida de Levitt, nacida en Brooklyn, en el barrio llamado Bensonhurs en 1913, hija de padre lituano,  y que “salvo un viaje a México” nunca salió de Nueva York, ciudad en la que murió en el año 2009, siendo reconocida como “fotógrafa de fotógrafos”. 

Vocación artística

Según explica a Adam Gopni en una entrevista concedida a The New Yorker en el año 2001, a los 16 años se mudaron de barrio y fue cuando empezó a interesarse por la fotografía: “Quería ser fotógrafa porque quería ser artista y no podía dibujar. Empecé a tomar fotografías de negros y barrios populares. Los encontré extremadamente exóticos. El siguiente paso fue interesarme por fotografiar a la clase trabajadora, por mostrar sus condiciones de vida”.

Este interés por la fotografía documental coincidía con el auge de este área de la fotografía que se estaba dando en todo el país a consecuencia de la Gran Depresión, y que se refleja en el nacimiento de la Workers Film and Photo League, una cooperativa de fotógrafos y cineastas para ayudar al cambio social, pero también en el trabajo que se realizaba a través de la FSA, y que hemos analizado en la figura de Dorothea Lange.

Surrealismo y Cartier-Bresson

Sin embargo, este interés por el documentalismo decae cuando tiene lugar un encuentro que cambiará la vocación de Levitt para siempre, tal y como ella misma relata en la mayoría de las entrevistas que concedió a lo largo de su vida: “Cuando vi las fotografías de Cartier-Bresson me di cuenta de que la fotografía podía ser arte, aquello me  volvió ambiciosa y quise hacer algo parecido”.

Sobre la obra de Cartier-Bresson, del que sería amiga durante mucho años, confesaría a Gopni años después: “El nos enseñó que usar la cámara para mostrar condiciones de vida era una opción limitada. Así que empecé a fotografiar personas”.

Nos encontramos ya en el año 1935, y al año siguiente, Levitt comienza a realizar fotografías con una Leica, al igual que Bresson, con el que además compartía su afición por la pintura y su gusto por el surrealismo. Tal y como contó años más tarde a la periodista Block, una de las ventajas para poder desarrollar su trabajo es que la Leica “tenía un pequeño dispositivo al que llamaban winkelsucher, lo que significaba que se podía mirar hacia un lado y tomar la fotografía por el otro”. Algo que sin duda le sirvió para pasar desapercibida en las calles de estos barrios e inmortalizar a los poetas, enmascarados, guerreros y bailarines que poblaban sus calles

Imágenes de niños jugando, la mirada de Levitt

Todo se acelera en esos años en la construcción de la mirada de Levitt. Una vez que asume su concepción filosófica acerca de la fotografía: “La estética ya está ahí en la realidad”, y de los motivos por los que se adentra en la misma, vinculados al surrealismo, algo que comparte con Bresson, circulan por su objetivo algunas de las imágenes que la volverán eterna, los instantes inmortalizados por su cámara de los niños jugando en los barrios de East Harlem y Lower East Side.

Sobre aquellas instantáneas y su trabajo Levitt afirmaría: “Era un barrio muy bueno para tomar fotografías en esos días, porque eso era antes de la televisión”.  Y continúa: ”Pasaban muchas cosas, las personas mayores a veces se sentaban en los escalones debido al calor. No tenían aire acondicionado. Fue, no lo olvides, a finales de los años 30”. Entonces esos vecindarios fueron muy activos “.

En este sentido, y para conocer aún más a la persona que se encuentra detrás del personaje de Levitt, ella misma afirmaría sobre su amor hacia las niñas y niños, y su gusto por la infancia en una entrevista concedida al Tribune de Chicago y cuyos fragmentos rescatamos del obiturario publicado en el Boston Globe: “La gente piensa que sí, que me gustan mucho los niños. Pero no… No más que el resto de las personas. Sólo sucedía que eran los niños los que estaban en la calle”.

Estos primeros trabajos en los que los niños de la calle eran los protagonistas vieron la luz en el Federal Art Project , una de las iniciativas impulsadas por el New Deal de Roosevelt, en 1937, y buscaba llevar el arte y los artistas a la vida cotidiana de las comunidades en todo Estados Unidos, a través de centros de arte comunitarios, exposiciones y clases.

Evans y Agge

Otro los encuentros que marcaría su carrera sería su encuentro con Walker Evans y con James Agee que tras ver algunas de sus fotografías quedan impresionados. El primero de ellos le pide que lo ayude a preparar su exposición American Photographs en el Museo de Arte Moderno.

Mientras, la relación con Agge fue más allá, tanto a nivel personal como profesional. Como anécdota, relatar que la única vez que Levitt salió de la ciudad de Nueva York fue precisamente en un viaje México con la esposa de éste. Y posteriormente en el plano profesional, con las colaboraciones cinematográficas que ambos realizarían. La propia Levitt reconocería de Agge “al instante de conocerlo nos hicimos amigos. Él estaba interesado en la fotografía y me apoyó mucho”.

De Buñuel a los Óscars

Tras el viaje a México en 1941, Levitt, atraída por el surrealismo, colaboró en varias producciones de la figura más destacada de este género cinematográfico, Luis Buñuel, con el que trabajó como editora. 

Unos años después, en 1944, vería la luz su primer proyecto cinematográfico que realizó junto a Janice Loeb, el cortometraje In the Street, un auténtico icono de las producciones independientes de bajo presupuesto. De hecho, es considerada la pionera del cine experimental estadounidense, aunque su visión, mucho más humilde, no estaba del todo de acuerdo con esos análisis.

Un año antes de su muerte, contaría a Sybil Miller como surgió aquél proyecto: “Bueno, mi amiga Janice y yo teníamos pequeñas cámaras de cine caseras similares, y solíamos caminar de aquí para allá cuando nos apetecía. No fue nada que planeáramos de ninguna manera, era solo algo que hacíamos por diversión. Simplemente caminaba y tomaba fotos en la calle. Ella iba por una calle, yo iba por otra. Así acumulamos todo este material. Después de eso, estuve mucho tiempo en casa con fiebre, me aburría, así que tomé prestado el proyector de alguien y puse todo ese material en el proyector y comencé a cortarlo. Así pasó a convertirse en película. No estábamos planeando hacer una película en absoluto”.

La mirada de una época (música Bob Dylan)

. . .

La Nueva York de los niños

Boys. New York. 1941. Helen Levitt

. . .

New York City, 1939. Helen Levitt

. . .

Baby Carriage. New York. 1940. Helen Levitt

. . .

México con el matrimonio Agge

México City. 1941. Helen Levitt

Helen Levitt y el cine

In the Street. 1948

. . .

The Quiet One

. . .

La llegada del color

Helen Levitt, Nueva York 1980

The Quiet One

Lo que estaba claro, es que en la década de los 40, su carrera había girado de la fotografía hacia el cine. Eso se consolidó con The Quiet One, obra dirigida por Sidney Meyers y en el que participa Janice Loeb, con textos de James Agee y que acumuló varios premios y dos nominaciones a los Óscars.

De ella, diría a Miller: “Mi amiga Janice Loeb me decía que estaba estancada, y no quería seguir pintando, así que le propuse que hiciéramos una película. Ella provenía de padres que tenían algo de dinero, no eran realmente ricos, pero estaban mejor que la mayoría de las personas, y siempre trató de apoyar diferentes cosas en las que creían. Para apoyar a la escuela de Wiltwyck para chicos delincuentes decidimos que podíamos hacer una película para recaudar dinero para la escuela, ese fue el motivo. Y resultó ganar muchos premios, lo cual fue una sorpresa para nosotros. Aunque sin duda lo mejor de esa película son los textos de Agee”.

La llegada del color

Después de aquella década, volvió a la fotografía porque “mi ojo cambió. Cuando envejeces, ves cosas diferentes. Empecé a ver más cosas que antes no veía, además había llegado el color”. Fue precisamente el color con lo que experimentó durante los siguientes años, a lo que ayudó que recibiera la beca Guggenheim dos veces seguidas.

La mirada Levitt, resumida en su obra, se ha expuesto en multitud de ocasiones a lo largo y ancho del mundo, desde el MOMA de Nueva York hasta el Museo de Jerusalén, pasando por el Metropolitano de Tokio. Una mirada única de la que su autora, siempre parca en palabras dijo al Chicago Tribune en 2003: “Yo nunca quise decir nada en mis fotografías. La gente me pregunta que qué significan. Y yo no tengo respuestas válidas, simplemente, ves lo que hay”.  Algo que remacharía en su conversación con Block publicada en NSR ante la pregunta de por qué le resulta tan difícil explicar sus obras: “Si fuera fácil hablar de ello, sería escritora”, le espetó y concluyó. “Yo me expreso con imágenes”. Las imágenes de una mujer que vivió mirando.

Bibliografía

Entrevista concedida a Sybil Miller “A Brief Chat with Helen Levitt and Some Other Things” publicada en la revista photo-eye en 2008.  

https://www.photoeye.com/magazine/features/2008/09_11_Helen_Levitt_pt1/01.cfm

Entrevista concedida a Adam Gopni Ciudad improvisada publicada en Newyorker en 2001

https://www.newyorker.com/magazine/2001/11/19/improvised-city

Entrevista de Melissa Block con Helen Levitt 

https://www.npr.org/templates/story/story.php?storyId=102504602

https://www.npr.org/templates/story/story.php?storyId=1136521 (audio de la entrevista)

Obituario 2009 Boston Globe

http://archive.boston.com/bostonglobe/obituaries/articles/2009/03/30/helen_levitt_95_master_of_street_photography/?page=1

Trabajos cinematográficos

“In the Street” by Helen Levitt. 1948

https://www.youtube.com/watch?time_continue=46&v=h8m2m_C1Fbg&feature=emb_logo

The Quiet One (1948)

https://www.youtube.com/watch?v=1cuXOIN3afc

Colección de Helen Levitt en el Museo Reina Sofía

https://www.museoreinasofia.es/buscar?bundle=obra&f%5B0%5D=im_field_obra_autor%3A4824&items_per_page=45

Colección de Helen Levitt en el MOMA

https://www.moma.org/artists/3520#works

Biografía y exposición en la Laurence Miller Gallery

http://www.laurencemillergallery.com/artists/helen-levitt

Biografía, análisis de obra y exposición en Gallery F5,6

http://www.f56.net/Deutsch/kuenstler/helen-levitt/informationen/informationen.html

Serie de imágenes de Helen Levitt al ritmo de la Mr Tambourine Man de Bob Dylan

https://www.youtube.com/watch?v=swFg5RuVTPo

Artículos

Helen Lewitt, retratos clandestinos en un vagón

https://elpais.com/cultura/2017/10/19/babelia/1508414247_221719.html

Descubriendo a Helen Levit

https://nachogilfoto.com/descubriendo-a-helen-levitt/

Helen Levitt

https://www.macba.cat/es/arte-artistas/artistas/a-z/levitt-helen

Helen Levitt – Fotógrafa de la vida cotidiana

https://www.39ymas.com/helen-levitt-fotografa-vida-cotidiana/

Helen Levitt, la belleza de las calles

https://jotabarros.com/helen-levitt-la-belleza-de-las-calles/