Mi trabajo trata sobre la memoria. Para mí es muy importante hacer fotografías a todas las personas a las que he tenido cerca. No se trata de estadísticas, de mostrar que las personas mueren, sino de recordar vidas individuales– Nan Goldin

Vidas tomadas en plano corto, sin pensar en la técnica, en la luz, en el encuadre… “En realidad, si quiero hacer una foto, no me importa si hay luz o no, supongo que por eso muchas de mis fotos son borrosas”.

Simplemente fotos en primera persona, fijando el rastro más íntimo de quien copa el visor de la cámara, la persona que, desde ese momento, vivirá para siempre: “Nunca tomé fotografías con un objetivo largo, siempre es corto, tengo que acercarme a las personas que fotografío”.

Así son la instantáneas de Nan Goldin, nacida en Washington en 1953, un rastro de la vida de la autora, un relato, un salvavidas, tal como le contaba a Adam Mazur y Paulina Skirgajllo-Krajewska en una entrevista en Varsovia en 2003: “la fotografía me salvó la vida. Cada vez que paso por algo aterrador, traumático, sobrevivo tomando fotografías”.

Suicidio de su hermana, una mujer fuerte

La pérdida de su hermana Bárbara cuando tenía 11 años, marca un antes y un después en la vida de Goldin, tal y como ella misma escribiría en su obra La balada de la dependencia sexual: “Yo tenía once años cuando mi hermana se suicidó. Fue en 1965, cuando el suicidio adolescente era un tema tabú. …Era consciente de las fuerzas que la habían llevado a elegir el suicidio. Vi el papel que la sexualidad y la represión jugaron en su destrucción”.

Y continúa: “En esa época, principios de los sesenta, las mujeres que estaban enojadas y eran sexuales daban miedo; estaban fuera de los márgenes del comportamiento aceptable, fuera de control. A los dieciocho años, mi hermana se dio cuenta de que la única manera de escapar era acostarse en tirarse a las vías del tren”.

Tras aquello, “a los dieciocho comencé a hacer fotografías. Comencé a tener vida social, a beber, y quería recordar los detalles de todo lo que estaba pasando. Durante años pensaba que estaba obsesionada con mantener esos recuerdos de todos los días de mi vida. Pero recientemente, he comprobado ​que ​mi motivación tiene raíces más profundas: realmente, no recuerdo a mi hermana”.

La tribu, su nueva familia

Tras aquel suceso, con apenas 14 años pasaría por varios hogares de acogida hasta conocer al que sería su gran amigo el fotógrafo David Armstrong. En 1978 se gradúa en la Escuela del Museo de Bellas Artes de Boston. Por aquel entonces, ya se relacionaba con la comunidad de Provincetown, un destino vacacional muy frecuentado por homosexuales, y dónde conoce a los que serán protagonistas de sus fotografías, las personas con las que construirá su álbum familiar, su tribu: “Creo que uno debería crear a partir de lo que conoce y hablar sobre su propia tribu. Sólo puedes hablar con verdadera comprensión y empatía sobre lo que has experimentado.” 

Algo en lo que incide la propia autora en La balada de la dependencia sexual: “Esta es la historia de una familia recreada, sin los roles tradicionales … Estamos unidos no por sangre ni por origen, sino por una moral similar, la necesidad de vivir plenamente y para el momento, una descreencia en el futuro, un respeto similar por la honestidad, una necesidad de empujar los límites y una historia común”.

La balada de la dependencia sexual

La tribu es la principal protagonista del primer trabajo de relevancia que realiza Goldin, La balada de la dependencia sexual que “surgió en uno de los bares donde trabajaba de camarera y que fue donde se registraron la mayoría de las imágenes proyectadas. La serie se proyectó por primera vez a modo de diapositivas en el propio bar, acompañada de música (La Velvet Underground, James Brown o Nina Simone)” tal y como recoge María Laura Gutiérrez en su obra, Critica de la Estética Androcéntrica.

En ese mismo trabajo, en lo que se refiere al análisis de la obra de Nan, nos muestra lo que sería a su vez la evolución de la propia fotografía en el siglo XX, y una de las aportaciones de Goldin a este arte, el paso de la fotografía documental a la fotografía íntima: “yo soy testigo y participante: no hay distancia entre mí y lo que fotografío. Si bien antes consideraba mi trabajo como un documento personal, ahora no creo que sea documental”.

Precisamente sobre el género de fotografía documental afirma: “Siempre luché con fuerza contra la fotografía documental tradicional. Ha cambiado, pero en la década de 1970 siempre eran hombres blancos fuertes que iban a la India, haciendo fotografías exóticas de algo de lo que no tenían ni idea”.

A la vez que reafirma: “Mis modelos no son modelos, sino mis amigos y admiradores. A mi no me interesa la belleza estereotipada. A mí me interesan las profundidades a las que puedes llegar con alguien. Me interesa mostrar muchos aspectos de una misma persona, su íntima complejidad (por eso nunca expongo sólo una fotografía de cada persona) y persigo la historia de mi gente durante años y años”.

De la intimidad de la sexualidad al compromiso político

Como sucede con las obras únicas, universales, según va envejeciendo se va dotando de matices, y va engrandeciendo sus diversas interpretaciones, contradictorias o no, incluso por parte los propios autores.

En este caso, podemos hallar en la propia Goldin un impulso vital por analizar y conocer las relaciones entre los seres humanos separados por el género y por el impulso de la sexualidad que ella misma sintió de la forma más contradictoria: “En la semana de duelo que siguió (tras la muerte de su hermana), me sedujo un hombre mayor. Durante ese periodo de intenso dolor y pérdida, simultáneamente se me despertó un intenso apetito sexual…  Explorar y comprender las transformaciones de este poder motivó mi vida y mi trabajo”.

Estas contradicciones, estas emociones expresadas a través de la cámara y con su tribu, y ella misma como protagonista la llevan a concluir, años después en su entrevista a Adam Mazur y Paulina Skirgajllo-Krajewska: “Me he dado cuenta de que mi trabajo es muy político … trata de lo que es ser hombre y ser mujer, especialmente La balada de la dependencia sexual tiene mucho que ver con la política de género, antes de que existiera esa palabra, antes de que la enseñaran en la universidad.  Una amiga mía dijo que nací con un corazón feminista”. 

Muerte de Cookie Mueller

En una vida de excesos, de autodestrucción causada por el consumo de drogas y por una cierta mirada naïve hacia la realidad de la propia muerte, un suceso cambia para siempre a Goldin, así lo afirma en el Portafolio sobre su amiga Cookie Mueller: “El Sida cambió mi vida. Hay una vida antes del SIDA y otra después del SIDA”.

Pero al principio, cuando comenzaron a divulgarse las primeras noticias, “realmente no pensamos en la magnitud que tenía. No nos afectaba, no pensábamos cosas como esto va a ser nuestro futuro”.

Sin embargo, la aparición del VIH cambiaría sus vidas para siempre: “Sobre el 85, me di cuenta de que la mayoría de la gente que me rodeaba era positivo”. Por entonces, cuenta: “Yo rechazaba la idea de que la gente fuera a morir. Pensé que podrían superarlo. Y entonces comenzó a suceder”.

En 1988  fue cuando el dolor real se apoderó de ella. Su amiga entró en el hospital por esta causa, mientras que la propia Goldin se encontraba en un centro de desintoxicación, algo que ella misma se reprocha: “¿Cómo puedes estar matándote a ti misma mientras tus amigos mueren a tu alrededor? Y eso me hizo abrir los ojos”.

En 1989, Cookie finalmente murió. Goldin relata aquellos días con desesperanza: “Fue entonces cuando me di cuenta de que la fotografía no podía mantener a la gente con vida”. Sin embargo también percibió que podía aportar algo: “Conscientemente nunca había sido mi intención hacer fotos para ayudar a humanizar el SIDA, pero me di cuenta de que podía afectar a otros”.

Nan Goldin, pasado y violencia

Autorretrato en el hospital maltratado, Berlín , 1984/1997

La vida de Nan Goldin contada por ella misma (sub. español)

. . .

La tribu

Suzanne and Philippe on the train long island. New York. 1985. © Nan Goldin

. . .

La balada de la dependencia sexual (Libro)

. . .

Vida de Cookie Mueller

Cookie y Sharon bailando en la trastienda, Provincetown. 1976 © Nan Goldin

Cookie y Millie en el Girl’s Room del Mudd Club, Nueva York. 1979 © Nan Goldin

Cookie en Tin Pan Alley, Nueva York , 1983 © Nan Goldin

La boda de Cookie y Vittorio: el anillo, Nueva York, 1986. © Nan Goldin

. . .

Fotografía comprometida

Jimmy Poulette + ¡Tabú! En el baño, 1991. © Nan Goldin

Jimmy Paulette después del desfile , 1991 © Nan Goldin

Fotografía comprometida. El SIDA y Act Up

De hecho, cuenta que “el mismo día que Cookie murió, se inauguraba la exposición “Witnesses; Against Our Vanishing” que comisarié en el Artist Space de Nueva York. Era la mayor exhibición donde todos los trabajos estaban hecho por gente con SIDA o por gente que había muerto de SIDA”. Aquella exposición generó tal controversia que el Gobierno retiró la subvención que le había concebido, a pesar de la cual, o quizás por eso, asistieron más de 15.000 personas a la inauguración.

Ahí comenzaría una carrera en la que se empeñó en visibilizar la enfermedad, en mostrar los rostros humanos, de seres queridos y tremendamente bellos que se estaban apagando a causa de la pandemia que ya asolaba el mundo entero. Mediante la exposición Visual AIDS, “momento en el que se creó el lazo rojo, idea del artista Frank Moore” o acudiendo a las reuniones de Act Up, una organización que comenzaba a mostrarse muy activa para el apoyo a los seropositivos. Ella misma afirma: “la gente del grupo me dijo que en ese momento y a lo largo de los años, yo estaba haciendo emocionalmente -mediante mis fotografías- lo que ellos estaban haciendo políticamente”.

A pesar de este respaldo, todavía creía que la fotografía le había fallado, sin embargo, el dolor se fue mitigando, y ella misma reconocería: “Mi fotografía , al fin y al cabo, no hizo lo suficiente. No salvó a Cookie. Pero a lo largo de los años, mis fotos, y otras fotografías sobre gente con SIDA, han ayudado. Definitivamente han servido para dar una imagen más humana a las estadísticas. Necesitamos seguir mostrando imágenes ahí fuera”.

Sin duda, el mundo necesita de gente como Goldin, que miró para fotografiar, fotografió para recordar, y finalmente, se comprometió a vivir mirando y hacer que los demás miraran el lado más humano, más íntimo de las personas que tenían a su alrededor. El lado más puro y hermoso de quienes la sociedad, en algún momento, estuvo tentada de olvidar. Gracias a su trabajo, eso nunca sucederá. Gracias Nancy.

Bibliografía

Libros

La balada de la dependencia sexual Noan Goldin

Artículo de Nan Goldin. Nan Goldin on Cookie Mueller (2001) recuperado el 10 de abril de 2012.

https://americansuburbx.com/2012/04/theory-nan-goldin-on-cookie-mueller.html 

Gutiérrez, María Laura – Critica de la Estética Androcéntrica. Arte y Feminismo en la cultura contemporánea

Artículos y entrevistas web

Nan Goldin entrevistada por Adam Mazur y Paulina Skirgajllo-Krajewska en fototapeta.art.pl 13 de febrero de 2003, Varsovia

http://fototapeta.art.pl/2003/ngie.php

Navia, Natalia. Nan Goldin. Fotografías de una deriva deseante

http://espectros.com.ar/wp-content/uploads/2017/02/NAN-GOLDIN-Fotografi%CC%81as-de-una-deriva-deseante_por-Natalia-Navia.pdf

Nan Goldin narradora de la contracultura de Nueva York de los años 70 y 80 por Hortensia Hernández en heroinas.net el 9 de septiembre de 2016

http://www.heroinas.net/2016/09/nan-goldin.html

La balada de la dependencia sexual de Nan Goldin: Serie Completa y comentada por Oscar Colorado el 23 de julio de 2017

https://oscarenfotos.com/2017/07/23/la-balada-de-la-dependencia-sexual-de-nan-goldin-serie-completa-y-comentada/

Nan Goldin’s life in progress por Hilton All in The New Yorker el 27 de junio de 2016

https://www.newyorker.com/magazine/2016/07/04/nan-goldins-the-ballad-of-sexual-dependency

Documentales

Nan Goldin – Contacts Vol.2

https://www.youtube.com/watch?v=o9mwoFy0r0c

I’m not Really Interested in Photography – I’m Interested in Art’ – Nan Goldin I Interview

https://www.youtube.com/watch?v=m1H6OJfDGWA

The Ballad of Sexual Dependency Nan Goldin ( Albertini)

https://www.youtube.com/watch?v=6rJU9ZJ42YI