La fotografía se relaciona y está presente en todos los aspectos de nuestra vida, también en la música. Bajo esta premisa, comenzamos una colaboración con el programa de radio Latidos 37, que se emite en Onda Local de Andalucía, donde nos detenemos sobre las fotografías más famosas de la historia de la música. Este mes nos centramos en una de las más míticas de la historia del rock: London Calling de los Clash. Comenzamos… «Just take my picture»

La aventura de Pennie Smith entre bastidores

En la década de los 30, el fotógrafo francés Cartier Bresson acuñó el que sería el concepto más representativo de la historia de la fotografía: El instante decisivo. Lo definía como el momento en el que el tiempo, las formas y el contenido confluyen para crear una imagen. Quien fotografía debe estar a la espera y en constante búsqueda. Cuando ese instante sucede, solo puede disparar, no tiene otra opción.

Cuarenta años más tarde, la fotógrafa londinense Pennie Smith captará el que probablemente sea El instante decisivo más famoso de la historia del rock, la portada del disco London Calling de The Clash.

La fotógrafa, se introdujo en la fotografía musical a principios de los años 70 y trabajó durante varios años para la revista musical inglesa New Musical Express. Iconos como los Rolling Stones, Iggy Pop, The Who, Led Zeppelin o Tom Waits pasaron ante el objetivo de su PENTAX conformando un álbum repleto de emociones que transporta a la que probablemente fue la época dorada del rock. Su secreto? Su amor por la música.

El lugar adecuado en el momento correcto

La noche del 21 de septiembre de 1979, los Clash daban un concierto en el Palladium de Nueva York. Pennie solía colocarse a los pies de Mick Jones, pero esa noche decidió cambiar de posición y situarse cercana a Simonon.

Avanzaba el concierto y aunque la multitud parecía maravillada, el bajista no estaba demasiado contento con su actuación. En un momento concreto la fotógrafa vio cómo Simonon se dirigía hacia ella y levantaba su Fender para estamparlo contra el suelo. Quedó hecho añicos sobre el escenario. Una   ,pena, era un bajo precioso, pero ese gesto nos dió una de las imágenes más salvajes del rock de aquella época.

Pennie reveló posteriormente su carrete TRIX 400 y descubrió una imagen que mostraba a Simonon con las piernas abiertas, la mirada hacia el suelo y su bajo alzado a punto de ser destruido.

Unos días después, la banda se reunió junto a la fotógrafa para ver las fotos y elegir la imagen del disco. La imagen de Simonon fue la preferida pero Pennie Smith no estaba tan de acuerdo. La imagen no tenía el cuadro perfecto y además estaba desenfocada, al ampliarla, se vería aún más borrosa. Pero Joe Strummer la acabó convenciendo.

Homenaje al Rey

Era el turno de Ray Lowry, el que diseñaría la portada. Para ello se inspiró en la portada del debut de Elvis en 1956, otro emblemático álbum del rock&roll. Ambas captan perfectamente al irrupción del rock en su época.

London Calling fue escrito por Strummer y Jones y hace referencia al mensaje que usaban los locutores de radio de la BBC durante la Segunda Guerra Mundial al inicio de sus programas: “aquí Londres Llamando…” La música, del mismo modo parece contener esa urgencia de la noticia de última hora.

La fotografía de Pennie Smith transmitía aquello que la banda quiso contar en este temazo: London Calling es una llamada a la acción a la sociedad londinense de finales de los 70, un grito de socorro ante el miedo a otro Three Mile Island, el accidente nuclear que tuvo lugar en Pensilvania en 1979 o a el desbordamiento del Támesis y la inundación de Londres. Una fotografía que representaba esa fuerza, esa rabia, esa desesperación de una canción que advertía sobre un mundo que estaba cambiando a peor.

Deja un comentario