Nací en Tulsa Oklahoma en 1943. Cuando yo tenía 16 años me enganché a las anfetaminas. Me drogaba con mis amigos todos los días durante 3 años y luego salí de la ciudad, pero he vuelto tras unos años. Una vez que la aguja entra nunca sale. 

Larry Clark

Es el inicio de un libro, los primeros compases de una opera prima que marcarían la vida de un autor y un tiempo. Que darían un giro a un arte, la fotografía, que presentaba síntomas de necesidad de avanzar, de convertir los grandes trabajos documentales en algo más íntimo. Son las palabras que nos sitúan en una obra de un joven norteamericano en su ciudad natal, Tulsa, que siempre quiso contar historias, Larry Clark.

Narrador de historias

“Yo soy un narrador de historias. Nunca me ha interesado simplemente tomar una sola imagen y seguir adelante. Siempre me gusta quedarme con las personas a las que fotografío durante largos períodos de tiempo”, así se lo explica en una entrevista única divulgada por Interview Magazine a Ralph Gibson, un amigo y pieza fundamental para que la obra que presentaría a Clark al mundo viera la luz en 1972 (Tulsa).

Una América oculta ante nuestras narices 

Tulsa es la imagen de la América del medio oeste que Rober Frank no llegó a fotografiar. La que le estaba vedada al hombre maduro, reflexivo y de mirada inocente, porque, simplemente estaba fuera de su órbita, porque nunca le hubieran permitido la entrada a aquellas casas repletas de drogas, armas, sexo y desesperanza. 

El sueño americano que se inyectaba a través de una jeringuilla mientras que las familias, los padres y madres, felices y seguras, veían los shows de televisión. Las vidas desperdiciadas y el nihilismo en una frase que toma sentido junto a la fotografía de Billy Mann, el gran amigo de Larry, jugando con un arma y que nos anuncia su triste desenlace: “La muerte es más perfecta que la vida”.

La tragedia de una generación a través de dos vidas 

Billy y David, los dos amigos que sirven de hilo conductor para el trabajo que se desarrolló a lo largo de casi nueves años, del 62 al 71, que quiso ser una película y se conformó con ser la referencia de una generación, de un estilo de hacer fotografía. Pero aquello solo fue posible, por una razón: “Yo era parte de la escena, todo surgía de forma orgánica, sin plantearme que algún día esas imágenes serían publicadas. Era un acto muy íntimo”.

A Cuir le contaría en el año 2007, que, a respetar esa intimidad, sin duda le ayudó la cámara Leica que “era muy, muy silenciosa y todos se acostumbraron con bastante rapidez, no hubiera podido hacer aquellas fotos con una simple cámara réflex, donde los espejos chocan entre sí”.  

Años después, cuando Clark ya alcanzaba los 65 años, y además de Tulsa, había desarrollado una carrera en el cine, le contaría a O’Hagan  en una entrevista publicada en The Guardian: “Muchos adultos ven mi trabajo y dicen: Oh, esta es la fantasía de Larry Clark. Los adolescentes no viven así. Pero, oye, lee los periódicos. Todos los adolescentes tienen una vida secreta y siempre es más oscura de lo que piensan sus padres”.

Encontrarás la Biografía Completa, con vídeos y una muestra de su obra junto con una mayor bibliografía, en el material adicional que se incluye al matricularte en el Taller Online de Fotografía Vivir Mirando.

Segunda edición del Taller Online de Fotografía Vivir Mirando
Ya te puedes matricular en la 2ª edición que será del 11 de enero al 21 de febrero de 2021

Taller de fotografía Vivir Mirando Matricúlate Historia - Técnica - Lenguaje fotográfico 2ª Edición

Bibliografía

Página monográfica

http://larry-clark.net

Entrevistas

Larry Clark, Journal of Contemporary Art por Koether en 1991

http://www.jca-online.com/clark.html

Larry Clark on Cutting through the Bullshit and Hypocrisy of America por Raphaël Cuir, Art Press, August 2007

https://americansuburbx.com/2014/12/larry-clark-art-press.html

harmony-korine.com/text/int/lc/?p=137

The Kid stay in the picture por Sean O’Hagan en The Guardian 17 de febrero de 2008

https://www.theguardian.com/artanddesign/2008/feb/17/photography.exhibition1

Deja un comentario