¿Te has preguntado alguna vez por qué en la mayoría de los selfies que nos hacemos para redes sociales no nos vemos cómo querríamos?

Las Navidades pasadas, durante la cena de Nochebuena, como la que seguro tú también disfrutas, ¿o no?, había un grupo de chicas que, mientras íbamos pasando de plato en plato, no hacían más que hacerse selfies para Instagram. Cada una de esas fotografías iba acompañada con expresiones del tipo: – Este no, que se me ve la nariz muy grande, decía una de ellas. – Pues este menos, que aquí se me ve a mí mucha papada…, le contestaba la otra.

Lo que pude percibir de las múltiples ráfagas de fotografías que se hicieron fue una pequeña frustración por su parte, ya que, parecía que no terminaban de salir del todo bien en aquellas fotos porque no eran lo suficientemente guapas. Mientras que cuando tú las miras con tus propios ojos te parecen preciosas. ¿Quién no es bonita a los 20 años?

Que no jueguen con tu autoestima

Reflexionando sobre ello, me di cuenta de la influencia que podían tener esas imágenes en su autoestima, y cómo, aunque no lo creáis, si supieran un poco de fotografía entenderían que esa imagen que reflejan las cámaras de los teléfonos móviles están distorsionadas. Imagino, que os preguntareis por qué, a eso vamos.

Para comprenderlo, para saber por qué las cámaras de los móviles distorsionan nuestra belleza, porque sí, tu también eres bella y lo sabes, debemos tener en cuenta tres aspectos claves:

  1. La iluminación: Generalmente nos hacemos fotos en cualquier sitio, a cualquier hora y de cualquier forma. En aquella cena había una luz cenital que provocaba unas horribles sombras que acentúan las ojeras y las lineas de expresión en todas las personas.
  2. Fondos y encuadres: Cuando te hagas un selfie piensa en lo que hay a tu alrededor. ¿Recuerdas la imagen de aquella chica que se hizo una foto en su cuarto de baño? La luz era la adecuada, y la expresión. Ella mostraba su mejor belleza… Pero a su lado estaba su amiga sentada en el baño. Desde luego si lo que quieres es que tu foto se viralice no hay mejor forma, aunque mucho me temo que no pensarán en tu belleza… ya me entiendes.
  3. La distancia focal de las cámaras de los teléfonos móviles: Esta es sin duda la más importante de conocer. Los teléfono móviles suelen contar con una lente angular (28-30 mm). Estas lentes suelen tener un gran ángulo de visión, por eso podemos hacernos fotos desde tan cerca pero para hacer eso, deforman, porque son lentes convexas.

La próxima vez que quieras hacerte un selfie con tu amiga, o sola, cuando quieras expresar en redes sociales esa imagen de tu belleza, tu melancolía, tu alegría o tu tristeza, además de pensar en la luz y el encuadre de lo que te rodea, pon el autodisparador y aléjate de la cámara. Estoy segura que verás como tu nariz es como la ves en el espejo, y no cómo siempre te la había mostrado tu móvil.

Una cosa más, seguro que has leído en muchas revistas consejos para realizarte un buen selfie. Te voy a poner un ejemplo que leí en la revista Vogue y que casi me hace explotar:

Practicar ante el espejo, llevar siempre un pañuelo para quitarte los brillos, mirar hacia abajo (¿quizás hacia el pañuelo que has tirado tras quitarte los brillos?)… y ponerte de perfil (para que no se nos vea demasiado), hacer vibrar los labios (sea lo que sea eso), movimiento (vaya a ser que quieta se te vea mejor), tocarte el pelo (como si fueses tontita) y sobretodo NO REPETIRTE DEMASIADO! (sabemos que Instagram está sobretodo lleno de variedad y no hay nada de clichés, por favor!)

https://www.vogue.es/belleza/tendencias/galerias/trucos-salir-bien-fotos-posar-fotogenia/13751?image=5cc6fe34aaa7f31d3e691184 (Aquí te dejo el enlace)

La conclusión a la que nos hacen llegar es que la culpa de no salir bien en un selfie es tuya. Y no, no es así, la culpa no es tuya, y la solución no es que se te vea poco. Simplemente es que tu teléfono móvil, por muy caro que haya sido, no es una cámara réflex y hace lo que puede.

Que nadie, ni revistas, ni teléfonos y sus cámaras, ni redes sociales, ni trolls ni novios se atrevan a decirte que no eres bella. Creo que ese es mi mejor consejo.

¡Quiérete siempre y disfruta del fin de semana!

Un beso.

María.

Comentarios ( 4 )

  • Jose Rojas

    Me encanta el post y lo veo muy necesario.
    Es sumamente interesante como construimos una imagen de nosotros mismos totalmente alterada, gracias al uso de los móviles, los filtros y la constante exposición a redes sociales.
    Hace un par de años encontré, en una librería infantil en Italia, un libro que me encantó porque repasaba el autorretrato en la historia del arte y dejaba claro la diferencia entre “autorretrato” (fotografiarte tú con tus virtudes y defectos para mostrarte a ti y a los demás tal y como crees que eres) y “selfie” (entendiendo como tal una forma de mostrar solo lo bueno, por muy falso que sea).
    Se lo regalé a mi hija y le impactó que, por ejemplo, Rembrandt hiciera autorretratos con expresiones que no sacaban “lo mejor” de él, pero si lo auténtico.

    • Gracias por tu comentario Jose, también creémos que estas cosas son necesarias. Es increíble cómo nuestra imagen en redes acaba convirtiéndose en algo tan real. Con respecto a lo que comentas sobre selfies y autorretratos, pues García-Alix decía algo maravilloso con respecto a eso:
      “La diferencia entre exhibición y exposición es la misma que existe entre un abrigo de visón y un calzoncillo ensangrentado, con el primero te vas de fiesta y con el segundo al médico.”

      Seguimos leyéndonos, esperamos verte más por aquí

      • Jose Rojas

        Dad por seguro que me veréis por aquí : )
        ¡Las iniciativas que molan hay que mimarlas y cuidarlas!

        • Muchísimas gracias por el comentario Jose! a ver a ver, poco a poco, confiamos en que las cosas hechas con honestidad, tardan más pero siempre salen. Encantados de tenerte en la escuela. Date una vuelta por los talleres, no es porque la criatura sea nuestra pero están bastante bien.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: